Diafreo corporal: una visión diferente del cuerpo

Nuestro cuerpo y nuestra actitud corporal hablan de nuestra historia. En el proceso de adaptación y supervivencia perdemos partes de nuestra identidad. Las tensiones profundas y crónicas, configuran la estructura corporal y condicionan el carácter y la forma de relacionarnos.

La Diafreo facilita: liberar la respiración espontánea, vivir y sentir la relación entre el cuerpo y nuestro psiquismo, desbloquear la expresión emocional del cuerpo, abrir vías y percepciones, mediante el estiramiento de las cadenas musculares y las tensiones profundas, encontrando recursos para que el sentimiento de confianza llegue a superar al miedo a soltar las defensas, (las contracciones) permitiéndonos conectar con el dolor oculto y atravesándolo, habitar nuestro cuerpo y acceder al espacio interno que nos permite recuperar los recursos genuinos perdidos.

El cuerpo es nuestra realidad material, por lo tanto el vehículo para pensar y sentir.

Al contraer la masa muscular y disminuir la amplitud respiratoria, disminuyen también las sensaciones corporales. De esta manera conseguimos modular la intensidad o incluso bloquear nuestros sentimientos y pensamientos.
El ser humano es cuerpo, emoción y mente; cuando hay coherencia entre lo que sentimos, lo que pensamos, y lo que expresamos con el cuerpo, estamos en armonía.
Ante una situación dolorosa, nos protegemos contrayendo la musculatura y disminuyendo la respiración. Este mecanismo defensivo instintivo, nos sirve para preservar nuestra supervivencia, pero a largo plazo, las contracciones musculares fijadas, producen tensión y bloqueo que inhiben el buen funcionamiento orgánico y lo reprimido se manifestará a través de síntomas físicos o psicológicos.
En Diafreo se trabaja a partir del cuerpo, liberando las contracciones musculares, e incidiendo en la respiración, posturando los músculos contraídos en estiramiento isométrico, para acercar el cuerpo a su eje. Así, liberando las vías cerradas, la persona puede experimentar una mayor vitalidad y plenitud de la vida.
Tanto en Diafreo como en Gestalt trabajamos la consciencia corporal en un permanente “Aquí y Ahora” en la escucha tanto interna como externa (afinando la percepción para un mejor contacto) pretendiendo reactivar la memoria corporal, liberar emociones, reorganizar la estructura corporal y cambiar la relación con la vida.
En definitiva el objetivo como en Gestalt es SER UN CUERPO (no tener un cuerpo).
Consideramos los mecanismos de defensa en Gestalt, resistencias corporales en Diafreo, es decir maneras de proteger o evitar ponerse en contacto con el dolor oculto en todas sus vertientes tanto físicas, emocional como mental.
Todo esto ocurre desde los comienzos de la vida y en el proceso de crecimiento y adaptación de la persona con su medio.

En Diafreo como en Gestalt la tensión como cualquier otro síntoma nos indica, nos habla acerca del problema, por eso no lo evitamos.

Al posturar y corregir las compensaciones, deshacemos la postura en la cual la persona quedó fijada; cuando la musculatura se relaja y el cuerpo se acerca de nuevo a su eje, a su simetría, el cerebro recibe señales de que la situación corporal ha cambiado; el bloqueo se deshace. Mediante la liberación quizás dé una nueva sensación corporal, de un sentimiento, imagen o pensamiento y con ayuda logrará recuperar e integrar las distintas instancias.

DESARROLLO DE UNA SESIÓN GRUPAL

En líneas generales las sesiones se desarrollan en cuatro fases :

Primera fase: Transición de la vida cotidiana a la escucha de sí mismo.
Trabajaremos la respiración, la relajación y la toma de contacto con el cuerpo.

Segunda fase:  Trabajo corporal de movimientos o estiramientos.
La finalidad es liberar tensión, activar el potencial muscular y aumentar la conciencia corporal.

Tercera fase: Expresión e integración.
Tiene como finalidad la canalización de las sensaciones, emociones, o vivencias más significativas que la persona haya experimentado a través de la danza, dibujo, escritura, plastilina, etc.

Cuarta fase:  Verbalización, elaboración y finalización de la sesión.
Cada persona tendrá un espacio para comunicar y compartir con el resto del grupo a lo largo de la sesión.

Se puede realizar de forma INDIVIDUAL Y/O GRUPAL.

 

diafreo

8 TALLERES – 8 PROPUESTAS

– PRIMER TRIMESTRE: TRABAJO CON EL BLOQUE INFERIOR
           -Octubre: Posturar  piernas
           – Noviembre: Trabajo con pies
           – Diciembre: Nalgas, aductores, espalda

– SEGUNDO TRIMESTRE: TRABAJO CON EL BLOQUE SUPERIOR (1) y EJE CENTRAL
           – Enero: Columna Vertebral
           – Febrero:Cintura pelvica/ Cintura escapular
           – Marzo: Liberar omóplatos

– TERCER TRIMESTRE:  TRABAJO CON EL BLOQUE SUPERIOR (2)
           – Abril: Espalda, Cuello, Nuca
           – Mayo: Posturar cuello
           – Brazos, manos, hemitorax y cierre curso

NOTA: En todos los talleres, las propuestas se realizan con un enfoque holístico, es decir en relación con el resto del cuerpo y con propuestas que engloban
la realidad corporal.

El desarrollo de una sesión incluye las cuatro fases descritas

Lugar: Alcalá de Guadaira

 

 

Un comentario

  1. Pingback: Tomando cuerpo: Diafreo, cadenas musculares, respiración, toma de consciencia corporal

Los comentarios están cerrados.